EXTRA!



El ser humano es tan complejo
como la música que escucha. Por eso el folk y el punk pueden tener cabida en un
mismo festival y por eso existen iniciativas como el ‘Queens of Noise Festival’, para amplificar la voz de buenas bandas
apartadas de los circuitos de difusión más comerciales. La apuesta de Discos Sirenas por levantar un festival
de música en pleno otoño es tan encomiable como agradecido se mostró el público
que, del 16 al 18 de octubre, disfrutó de conciertos y exposiciones con firma femenina.


La exclusividad de esta primera
edición del festival la tienen las mujeres. Cuenta la vocalista de PL Girls y organizadora del
evento junto al resto de la banda,
 Arantxa Santolaya (Ashen)que había una necesidad por aglutinar a
todas esas bandas de formación exclusivamente femenina que andan desperdigadas
por España y Europa en una única experiencia musical.
Nombres como
Hell’s Breast, Lucía Scansetti, Heavy Tiger
o las propias
PL Girls desfilaron
estos días por
La Boca Club y We Rock, amén de la exposición gráfica en el Café Cósmico

El pasado sábado asistimos al colofón del festival, que tuvo lugar en la céntrica y amplia sala We Rock. Estrogenuinas fueron las valientes
encargadas de abrir la veda del rock con sus ingeniosas letras y unos ritmos
que hicieron las delicias de los amantes del punk más gamberro.
Ellas, que se definen como ‘la fracción rebelde
de la tuna de Salamanca’, desgranaron las canciones de su primer trabajo, ‘De Guijuelo a Wisconsin’ de manera
sencilla y resolutiva.


Títulos como ‘Nietzsche es mi
fetiche’
o ‘Pepinos asesinos’, sumados al saber estar de las hermanas Álvarez
(voz y guitarra, Ángela; bajo y coros, Carolina) alumbraron un sonido de
provincia que puede recordar a los primeros Novedades Carminha.
Completan el cuarteto María Gómez a la guitarra
y Rebeca Serrada, batería.

Lo de PL Girls es un fenómeno que crece paralelo a la calidad de sus
directos. Que la banda lleve poniendo patas arriba las salas madrileñas desde
el año 2008 justifica la presencia de fieles parroquianos que se agolpan en
las primeras filas
para vociferar temas como ‘Espejo negro’, ‘Calaveras’ o ‘El
mundo es mío’
.


Los nuevos debieron quedar
sorprendidos con su actitud irreverente y la impactante puesta en escena que
ofrecieron las madrileñas Ashen
(voz y guitarra), Gemstar (guitarra
solista), Eva Tania (bajo) y Mad Nicky (batería). El cuarteto hizo gala
de su glam rock más potente con las melodías de su último disco, ‘Vamos a
arder’
, más elaboradas que las de su predecesor. Entre tanto, por qué no, una
batalla imaginaria entre Angus Young
y Jimi Hendrix.


Cuando parecía que la sala no
podía sudar más, llegó la maravilla sueca. Ataviadas con un mono rojo a modo heroínas del rock, Heavy Tiger se hicieron
con el público en la tercera canción. Y es que Escandinavia no está tan lejos
cuando de hacer música se trata. El trío derrochó buena calidad de sonido y
mejor versatilidad, pues cada una de
sus componentes demostró sus dotes frente al micrófono
durante el directo.


Sin duda, la voz agresiva de Maja Linn se postula como un
estandarte de la banda, además de sus sencillos himnos, que marida con la
diversión, la noche y la cerveza. A los temas de su último disco, ‘Saigon Kiss’,
se le sumó la versión del clásico de Led
Zeppelin ‘Living Loving Maid (She’s
just a woman)’, uno de los momentos más aplaudidos de la noche.


Un festival hecho por mujeres que se perfila como un
candidato a permanecer en la oferta de ocio madrileña. Puedes consultar la
primera edición de su fanzine desde AQUÍ. Vayan a ver directos. ¡Larga vida al ‘Queens of Noise’!